El exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, designado por el oficialismo para suceder a Robert Mugabe en la Presidencia de Zimbabue, ha regresado este miércoles al país y está previsto que jure como presidente provisional el próximo viernes.

El avión que trasladaba a Mnangagwa ha aterrizado en una base militar de la capital, Harare, alrededor de las 16.20 hora local, según el diario local NewsDay.

Allí se ha entrevistado con los jefes del Ejército antes de dirigirse al cuartel general de su partido, la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), para pronunciar un discurso ante sus seguidores.

Mnangagwa aseguró a sus seguidores que están “siendo testigos del comienzo de una nueva democracia” en el país y también agradeció “la disciplina y el pacifismo” demostrado estos días por los ciudadanos, a los que prometió “crecimiento económico, paz y trabajo”.

Decenas de personas se habían agolpado a la salida del aeródromo para dar la bienvenida a su nuevo líder con carteles de “Cumpliste tu palabra, bienvenido”, en referencia al comunicado que emitió hace días prometiendo que regresaría a Zimbabue para controlar los “resortes” del partido gobernante y del país.