La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la gran prioridad del Gobierno sigue siendo “consolidar la recuperación económica con una fuerte creación de empleo porque queremos que nadie se quede atrás”.

Báñez ha recordado que dos terceras partes del empleo destruido por la crisis ya se ha recuperado, un logro que ha atribuido a las reformas y al compromiso de trabajadores, empresas, autónomos, familias, interlocutores sociales y comunidades autónomas. La titular de Empleo ha subrayado también que la creación de empleo se está reflejando en la reducción de los índices de pobreza y desigualdad en España.

Entre los instrumentos para acelerar la transición del paro al empleo, Fátima Báñez se ha referido a la importancia de la Estrategia Española de Activación para el Empleo: la Estrategia 2014-2016 “cambió de manera radical” la coordinación, planificación y activación de las personas desempleadas, y hoy el Consejo de Ministros ha aprobado la renovación de “todo lo que hemos aprendido” para el periodo 2017-2020.

La Estrategia, ha explicado la ministra, vertebra todas las acciones con un nuevo marco organizativo y una planificación a varios años que se concreta en los planes anuales, con medidas concretas en el ámbito general y en el particular de cada comunidad según las necesidades de su tejido productivo. Báñez ha destacado que la Estrategia “orienta los recursos, que en Conferencia Sectorial se mandan a las comunidades autónomas, a los resultados”.

El objetivo ahora, ha señalado, es “consolidar la recuperación con nuevas oportunidades”, ya que todavía hay en España más de 3,4 millones de desempleados y es necesario seguir creando puestos de trabajo de manera intensa para alcanzar la meta de los veinte millones de ocupados. Además, ha apuntado Báñez, hay que reducir la incidencia del paro de larga duración, impulsar la formación permanente y mejorar la calidad del empleo en el ámbito público. En este sentido, la ministra ha anunciado que a partir de ahora las convocatorias de contratación pública que se realicen en cualquier Administración van a contar con “cláusulas sociales”.

El Plan Anual de Políticas de empleo ha contado este año con 5.575 millones de euros, 310 millones más que en 2016. De ese total, 2.461 millones se destinaron a la inserción laboral, 2.258 a la formación, y el resto a la orientación a los desempleados.