El Gobierno ha conseguido que el Congreso apoye su liberalización de la estiba en el segundo intento, con 174 votos a favor -PP, Cs, PNV, Foro Asturias y UPN- y las 8 abstenciones de PDeCAT.

La clave ha sido el giro del PDeCat, que voto en contra en el primer intento, y que ahora se abstiene porque considera que el nuevo texto incluye hasta cinco modificaciones, entre otras, la retirada de la titulación de Formación Profesional para acceder a la estiba.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna,  ha defendido de nuevo la obligatoriedad de cumplir con la sentencia europea y ha asegurado que el empleo queda garantizado en el sector por el nuevo texto que, básicamente, suma al anterior un decreto sin rango de ley con el pacto del mediador y una dotación de 120 millones de euros, para favorecer la reducción de las plantillas.