Las enormes diferencias sobre política migratoria que existen entre el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han quedado patentes este lunes durante la visita del mandatario canadiense a la Casa Blanca, el primer encuentro entre ambos desde que Trump asumió el cargo.

Tanto el Presidente estadounidense como el Primer ministro canadiense han mostrado su voluntad de trabajar juntos para mejorar el comercio bilateral, al tiempo que han quedado claras sus profundas diferencias sobre inmigración y acogida de refugiados.