El próximo 8 de marzo se celebrará el Día Internacional de la Mujer, con este motivo, KRUK ha realizado un estudio que analiza la presencia femenina dentro de los sectores profesionales en España que concluye que del total de españoles con presencia en altos cargos como CEOs, directivos o managers, solo el 37% son mujeres.

No solo es menor la presencia de la mujer en puestos de dirección en empresas privadas. Esta brecha de género también puede percibirse entre los cargos públicos donde, según datos del INE (2016), por ejemplo solo un 38,5% de los miembros del Gobierno son mujeres, mientras que en las Direcciones Generales el porcentaje femenino es aún más bajo, con un 26,4%. Sin embargo, la mayor diferencia se aprecia en el porcentaje de mujeres presentes en los Consejos de Administración de las empresas que forman parte del IBEX-35 (19,1%).

Según datos del estudio desarrollado por KRUK, esta brecha de género también se percibe en el ámbito emprendedor: el 62% de los propietarios de un negocio son hombres, frente al 38% que son mujeres. Sin embargo, en puestos de menor nivel la presencia de la mujer es más alta y supera al porcentaje de hombres. Por ejemplo, si observamos al segmento de trabajaores y trabajadoras en prácticas, las mujeres representan el 51% de este grupo, y los hombres el 49%.

Las diferencias de género varían sustancialmente en función del sector profesional en el que nos encontremos. Los sectores en los que la presencia de la mujer es más notoria son, en primer lugar, el educativo, donde un 69% de los encuestados son mujeres, seguido del sector comercial -que incluye vendedores, comerciantes o personal de tiendas -, en el que un 65% son mujeres, y el sector sanitario, donde las mujeres ocupan un 59%. Por contrapartida, los hombres dominan con gran diferencia los sectores de la construcción (87%) y del transporte (81%).

Los datos de este estudio auspiciado por KRUK también muestran la capacidad económica y la educación financiera de cada sector. Aquellos sectores en los que predominan las mujeres son a la vez aquellos que han obtenido mejores resultados en cuanto a solvencia económica ante las obligaciones de pago y una mejor planificación del presupuesto. Por ejemplo, las personas dedicadas al ámbito educativo, en el que predominan las mujeres, son las que llevan su presupuesto de una manera más controlada y evitan gastar más de lo que disponen. Curiosamente, el sector que gasta más de lo que le permite el presupuesto familiar es el de los trabajadores de la construcción (37%), donde predominan los hombres en un alto porcentaje. Además, los representantes del sector educativo y el sector médico, dominados por el género femenino, son los que menos problemas tienen a la hora de estar al corriente de pagos.

“La brecha de género en el ámbito profesional se está reduciendo año tras año, pero todavía percibimos grandes diferencias en algunos sectores profesionales, como la construcción o el transporte, en el que el porcentaje de mujeres es muy bajo”, señala Ana Suárez, directora de inversiones en NPL y desarrollo de negocio, que añade: “Es muy interesante ver cómo en función de los sectores de actividad laboral, un profesional es más propenso a gastar más de lo que tiene o incluso a incurrir en deudas. En este caso, las mujeres generalmente son más previsoras y planifican mejor su presupuesto”.