El Ministerio de Economía Rural del Gobierno escocés confirmó hoy el hallazgo de un caso de encefalopatía espongiforme bovina (EEB). El gobierno ha puesto en marcha una investigación para identificar el origen de la enfermedad.