Las personas con problemas de audición saben que durante los meses de verano deben prestar especial atención a sus dispositivos si no quieren tener problemas indeseados. No obstante, las reparaciones en esta época se disparan respecto a otras estaciones del año. Es por ello que el Grupo Empresarial Audiológico, especialistas en audiología y audición, han elaborado una lista de consejos para proteger y cuidar el audífono durante el verano.

Tres agentes externos son los que mayor número de problemas provocan en verano, y son el agua, la arena y las altas temperaturas. Por ello, hay que prevenirse de ellos de la siguiente manera:

– Evitar la exposición del audífono a los rayos solares y las altas temperaturas. Para ello deberemos guardarlo en su caja alejado de estas condiciones y bien protegido. Hay que tener cuidado de no quitárselo en el coche y dejarlo expuesto, ya que el efecto ‘lupa’ lo pondría en peligro apenas una hora después de haber abandonado el vehículo.

– No manipular el audífono en la playa ni en la piscina, y tampoco en circunstancias que por caídas fortuitas o mala manipulación pueda terminar en la arena o en al agua. Es conveniente alejarlo de situaciones y entornos de humedad. Las obstrucciones pueden ser un problema y la arena se mete en todos los lugares inimaginables.

–  Es imprescindible no olvidarse de guardar en el equipaje el kit de limpieza del audífono con el fin de mantenerlo bien cuidado en condiciones especialmente adversas. Realizar labores diarias de mantenimiento evitará que pequeños problemas puedan convertirse en un quebradero de cabeza.

– Utilizar un deshumidificador para el sudor y otro tipo de humedades, específicamente diseñado para dispositivos como el audífono. Existen en el mercado diferentes soluciones que permiten evitar el efecto corrosivo que tiene la humedad en los chips y componentes.

– Por último, el Grupo Empresarial Audiológico siempre recomienda localizar los audioprotesistas y centros audiológicos más cercanos al lugar de vacaciones por si se presentase algún problema urgente. Siempre con la finalidad de poder solucionar imprevistos innecesarios.