El número de refugiados Rohingya que ha cruzado la frontera entre Myanmar y Bangladesh desde el 25 de agosto ascendió este jueves a los 389.000.

Sólo en las últimas 24 horas, 10.000 personas llegaron a la zona de Cox Bazar, informó el portavoz de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, durante su encuentro diario con la prensa. “Las cifras actuales sumadas a los desplazados de la última ola de violencia de octubre del año pasado indican que alrededor de un 40% de la población total Rohingya del Estado de Rakhine ha huido a Bangladesh”, comentó.

Dujarric informó que el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) se encuentra ayudando a los recién llegados con servicios de agua y saneamiento y entregando kits de higiene para los niños, que constituyen el 60% de los desplazados. El gran número de refugiados ha sobrepoblado todos los campamentos preexistentes por lo que ahora buscan albergue desesperadamente. En esta línea, UNICEF aseguró que aunque hay una grave escasez de alimentos y agua potable, lo más crítico es la falta de refugio.

La agencia de la ONU aumentó masivamente su respuesta de emergencia ante el creciente número de niños Rohingya en Bangladesh y pidió siete millones de dólares a la comunidad internacional para proporcionar apoyo de emergencia durante los próximos cuatro meses.

Foto: UNICEF