La Policía paquistaní ha detenido a cientos de personas por los actos violentos ocurridos durante los tres días de protestas convocadas por el grupo islamista radical Tehreek-e-Labbaik Pakistán (TLP) contra la absolución de la cristiana Asia Bibi, acusada de blasfemia. Miles de seguidores del grupo radical TLP se echaron a las calles, cortando carreteras, cerrando colegios y paralizando el país durante tres días.

“Se han registrado un total de 134 casos en todo el Punyab (este) y cerca de 300 personas han sido arrestadas en relación a ellos. Además, hay otros 830 arrestados bajo el Mantenimiento del Orden Público, lo que significa que serán investigados y si son encontrados culpables se registrarán casos en su contra”, dijo hoy a Efe la portavoz de la Policía regional, Nabeela Ghazanfar.

El esposo de Asia Bibi ha solicitado asilo en países occidentales luego de que la absolución de la mujer acusada de blasfemia, y que aún no ha sido liberada, provocase revueltas en su país.

El portavoz de la familia ha recibido un vídeo donde el marido de Asia apela al presidente estadounidense, Donald Trump, y a la primera ministra británica, Theresa May, al tiempo que advierte de las amenazas existentes contra la seguridad de la familia en Pakistán, debido al pacto que permite a los islamistas pedir a la Justicia que la cristina no salga del país, mientras se revisa el caso.