Más de 230 civiles fueron asesinados y más de 120 mujeres y niñas violadas por parte de las fuerzas de seguridad de Sudán del Sur, según han denunciado este martes el observador de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra´Ad al Husein.

Los investigadores han documentado “ataques deliberados, despiadados y brutalmente violentos” por parte de las fuerzas de seguridad de Sudán del Sur y las fuerzas aliadas, así como jóvenes armados, en algunas zonas del estado de Unidad entre los meses de abril y mayo.

Víctimas y testigos han contado que los atacantes dispararon contra los civiles que intentaban huir, robaron el ganado, saquearon los hogares y quemaron las viviendas y las reservas de alimentos.
Más de 120 mujeres y niñas, algunas de solo cuatro años, fueron violadas en grupo. Otras 132 mujeres y niñas han sido secuestradas. Como resultado de esta violencia, más de 30.000 personas se han visto obligadas a huir.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, ha pedido al Gobierno que detenga los ataques contra civiles. “Debe haber consecuencias para los hombres que presuntamente violaron en grupo a una niña de seis años, que degollaron a ancianos, que ahorcaron a mujeres por resistirse al saqueo y que dispararon a civiles en los pantanos donde se escondían. Los que ordenaron y facilitaron estos crímenes tienen que rendir cuentas. El Gobierno de Sudán del Sur y la comunidad internacional tienen la responsabilidad de asegurar que se haga justicia”, decía Zeid Ra´Ad al Husein.

Foto: UNICEF / Prinsloo