El pleno de la Asamblea Nacional Popular de China (ANP, Legislativo) ha aprobado la reforma de la Constitución que elimina el límite de dos mandatos presidenciales, lo que permitirá a Xi Jinping mantenerse en el poder más allá de 2023. La reforma de la Carta Magna -enmendada por última vez en 2004- refuerza el culto a la figura de Xi, que asumió la presidencia en 2013.

La aprobación de todas estas enmiendas constitucionales supone una consolidación aún mayor del poder de Xi, que justo termina su primer mandato de cinco años y que alcanza así un poder indefinido que los analistas han comparado al de Mao Zedong, padre de la china comunista.

El retorno a un liderazgo indefinido supone una ruptura con el sistema creado por Deng Xiaoping, que establecía un poder más colegiado, con límites temporales para los altos cargos, a fin de evitar los excesos que causó la acumulación del poder personal desmedido durante la época de Mao (1949-1976).

Por su parte, la prensa oficial china mostró hoy su apoyo a la reforma de la Constitución aprobada ayer por la Asamblea Nacional Popular para eliminar el límite de mandatos del presidente Xi Jinping y acusó a los países de Occidente de injerir en asuntos de China que no pueden comprender.