En línea con las previsiones de CEOE, el Banco de España ha estimado un crecimiento trimestral del PIB del 0,7% en el cuarto trimestre gracias al comportamiento de la demanda interna, mientras que el sector exterior podría contribuir de un modo más neutral al avance del PIB. Con este dato, el crecimiento del PIB en el conjunto de 2016 se elevaría a un 3,2%, lo mismo que en 2015.

euro-447214_960_720En relación con el empleo, los afiliados a la Seguridad Social aumentaron en 540,7 miles de personas en diciembre de 2016 frente al mismo mes de 2015 y el crecimiento medio anual se situó en el 3,0%.

Respecto al déficit público, la información presupuestaria hasta septiembre para el conjunto de las administraciones públicas, con un déficit del -2,6% del PIB, apunta a la elevada probabilidad de alcanzar el objetivo en 2016 (-4,6% del PIB), tras años de incumplimiento.

En su análisis, CEOE destaca el fuerte repunte de la inflación en diciembre, hasta una tasa del 1,5%. Con todo, la inflación media en 2016 se situará en el -0,2%. También señala que es previsible que se amplíe el saldo positivo exterior en 2016, superando el 2% del PIB.

Para 2017, el ciclo de recuperación de la economía española va a continuar, pero a un ritmo más moderado (2,3%) debido al agotamiento e incluso la reversión de aquellos factores que han impulsado la actividad. La subida del precio del petróleo va a influir negativamente en los costes. Además, subraya que la modificación del Impuesto de Sociedades de diciembre podrá afectar a la inversión empresarial, a la creación de empleo y a la competitividad.

Al mismo tiempo, el crecimiento de la renta disponible de las familias se moderará por la menor creación del empleo y la mayor inflación. Todo ello en un entorno exterior con grandes incertidumbres.