Fuentes del Ejecutivo han informado que el Gobierno no asistirá hoy a la toma de posesión del presidente electo de Cataluña, Quim Torra, porque “desde la Generalitat se le ha intentado imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no ha aceptado”.

Según informa Efe, el Gobierno considera además que “el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución”.