Estos galardones, convocados por la Consejería de Familia el pasado mes de julio, quieren contribuir al reconocimiento de ideas de emprendimiento, autoempleo y de mejora de empresa, llevados a cabo por mujeres del ámbito rural de Castilla y León, sin olvidar su potencial generación de empleo y de incremento de la actividad económica en el entorno rural.

A la primera edición de estos premios se presentaron 31 proyectos y han sido cuatro innovadores proyectos impulsados por mujeres del medio rural de las provincias de Zamora, Soria, Valladolid y Palencia los que se han alzado con los primeros ‘Premios Emprendedoras Castilla y León Rural’.

Los premios se han entregado en una jornada que también ha contado con la intervención de Rocío Hervella, CEO de la empresa PROSOL y empresaria palentina de éxito, y con una sesión técnica de ‘Speed mentoring’ sobre emprendimiento a disposición de las candidatas que se han presentado.

En total, se han entregado cuatro premios, ya que se habían establecido dos categorías, ‘Idea emprendedora rural’ e ‘Idea de mejora de empresa rural’, con dos premios en cada una de ellas, en función de si el proyecto pertenece a un municipio menor de 8.000 habitantes o está entre los 8.000 y los 20.000 habitantes. Han sido 31 los proyectos presentados.

En la categoría de ‘Idea emprendedora rural’ los dos premios han correspondido a:

Nuria Álvarez Rodrigo, del municipio de Almendra del Pan, en Zamora, de ‘Agroberry Original From Zamora’. La provincia de Zamora es eminentemente productora de cebada y trigo, pero proponen apostar por un cultivo diferente, la zarzamora. El objetivo de esta empresa es hacerse un hueco en el mercado de la zarzamora a nivel mundial, con una producción sin bajo cubierta que le aporta valor añadido al producto. Se valora especialmente el potencial que el producto puede alcanzar en el mercado y la idea de nuevo cultivo para esta zona de la Comunidad.

Almudena Cabezas Alonso, del municipio de Rueda, en Valladolid, de ‘Digitalización 3D de espacios y patrimonio’. Esta empresa está dedicada a servicios relacionados con las TICS y la informática para espacios con valor arquitectónico. El origen del proyecto parte de la necesidad de digitalizar construcciones y entornos con valor arquitectónico que pueden ayudar a poner en valor construcciones y espacios del medio rural a través de su reconstrucción en 3D. Se valora especialmente que se trata de una idea innovadora del sector tecnológico que, además, pone en valor un ámbito de gran relevancia en Castilla y León como es el patrimonio cultural y artístico.

En la categoría de ‘Idea de mejora de empresa rural’, los dos premios han correspondido a:

Mónica Calderón y Sandra Fernández, del municipio de Guardo, en Palencia, de ‘Vida Propia C.B.’. ‘Vida Propia’ es un taller artesanal dedicado a la producción de complementos y prendas de vestir sostenibles. Mediante técnicas de upcycling, reconvierten prendas vaqueras usadas en productos nuevos para colaborar en la reducción de deshechos producidos en la industria textil. La idea de mejora que proponen es ‘RETALBOX’, un proyecto de embalaje sostenible a base de restos textiles de confección y gomas vegetales para el envío de productos. Su comercialización sería principalmente on-line. Se valora en particular la originalidad y sostenibilidad ambiental del proyecto y su originalidad ya que se trata una actividad prácticamente nueva.

Cristina Martínez Narro, del municipio de Torrearévalo, en Soria, de ‘El Acebarillo S.L.’. Se trata de una empresa que se dedica a la elaboración de productos ornamentales del acebo para su venta a floristerías, hostelería en general, casas rurales y clientes directos. Como idea de mejora, proponen la habilitación de un nuevo local, el desarrollo y puesta en marcha de un plan de marketing digital, modernización de la página web y la adquisición y puesta en marcha  de un vivero adecuado para la producción de plantas de acebo y otras especies. Se valora especialmente el uso de un residuo forestal de la zona así como la alta empleabilidad del proyecto.