El sedentarismo dentro del entorno laboral no ha dejado de incrementarse desde la década de los 60, y es cada vez mayor el porcentaje de personas cuyo puesto de trabajo conlleva largas horas permaneciendo sentado. No realizar actividad física suficiente, tanto en el trabajo como en los ratos de ocio, degenera en dolencias que, a la larga, son responsables de absentismo.

Casi un tercio de la población adulta en nuestro país sufre dolencias crónicas de espalda, y ocho de cada diez personas no realiza suficiente actividad física durante la jornada de trabajo. Estos datos, que proceden de la última Encuesta Europea de Salud elaborada por el INE, guardan una estrecha relación.

“Periodos prolongados delante del ordenador provocan una sobrecarga interdiscal y un esfuerzo continuado de los músculos lumbares y cervicales, lo que, unido a un bajo tono muscular, genera los trastornos y el dolor”, explica Maribel Corpa, experta en bienestar y belleza y cofundadora de la cadena Templo del Masaje. “Son mayoría los clientes que tenemos en nuestros centros que necesitan “quitarse el estrés” que les provoca el trabajo, pero que no es otra cosa que falta de movilidad y que se refleja en cuello, hombros y espalda cargados”.

Y eso no es todo, en palabras de la responsable de la marca: “cuando las piernas pasan un tiempo sin moverse, la circulación de la sangre empeora, aumentando el nivel de triglicéridos y reduciendo el de colesterol HDL, lo que no sólo afecta a la retención de líquidos y la celulitis, sino que supone un riesgo frente a enfermedades cardiovasculares o diabetes”.

Todas estas afecciones sobre la salud de los trabajadores redundan en el absentismo laboral, que, con una incidencia superior al 20%, representa un coste directo de cerca de 5.500 millones de euros para las empresas en España; según los datos de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo.

“El cuerpo humano está preparado para moverse, por lo que el sedentarismo actúa contra su ritmo natural. La OMS calcula que este estilo de vida basado en la inactividad, donde se puede conseguir de todo sin salir de casa, provoca la muerte prematura de casi dos millones de personas al año en el mundo “civilizado”. Pero la solución está al alcance de cualquiera, basta con media hora de ejercicio diario para estar más sano, y hacer estiramientos tras cada hora de trabajo”, finaliza Maribel Corpa.