El gobernador del estado de California, el demócrata Jerry Brown, ha firmado una ley en este sentido, después de que Donald Trump haya eliminado el programa que protege a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo menores.

“Esta ley encuentra un punto intermedio que protegerá la seguridad pública mientras aporta una medida de tranquilidad para aquellas familias que están ahora viviendo con miedo cada día”, ha asegurado Brown en su mensaje al dar el visto bueno a la normativa.