El presidente de Brasil, Michel Temer, ha autorizado este martes el uso de tropas del Ejército en el estado de Roraima, fronterizo con Venezuela, para garantizar la seguridad ante la llegada de miles de inmigrantes venezolanos en los últimos meses.
Las Fuerzas Armadas brasileñas ya estaban presentes en Roraima al participar en la “Operación Acogida”, de carácter humanitario y que atiende a los venezolanos que huyen de la crisis política, económica y social que vive su país y deciden rehacer sus vidas en Brasil.

Temer culpó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por el éxodo de ciudadanos de ese país que ha provocado una crisis migratoria que se extiende a través de la frontera hacia las naciones vecinas: “El problema de Venezuela ya no es una cuestión de política interna. Es una amenaza para la armonía de todo el continente”, afirmó Temer en un discurso televisado.

Colombia y Perú, los mayores receptores en Sudamérica de cientos de miles de inmigrantes que huyen de la crisis económica y social en la nación petrolera, acordaron crear una base de información conjunta para atender eficiente y ordenadamente al creciente fenómeno.

“Esta base de datos inicialmente va a operar con la información de Perú y Colombia. Ya hay países que han manifestado su interés en esta base, hemos invitado a Brasil y a Ecuador”, dijo el martes en una conferencia de prensa el jefe de la autoridad migratoria colombiana, Christian Krüger, tras un encuentro de dos días en Bogotá con su par peruano.

(Agencias, Reuters)