El Gobierno austriaco aboga por aumentar la colaboración con los países del norte de África, especialmente con Egipto, dentro del proyecto de crear plataformas a las que llevar a los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo durante su camino hacia Europa.