bearded-vulture-1294594_640Técnicos del Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófogas de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se han desplazado a las comunidades autónomas de Murcia, Extremadura y Castilla y León para dar a conocer el proyecto que se está desarrollando en Andalucía para la reintroducción del quebrantahuesos. Para ello, los representantes de la Junta se han reunido con gestores, técnicos y guardas de las reservas de caza a quienes han asesorado sobre las amenazas que acechan a esta especie, el reconocimiento de plumajes y edades de las aves, el patrón de mudas y la metodología que se emplea para los avistamientos.

La delegación andaluza ha visitado también las sierras de Espuña y de Gredos. Esta última, ubicada en el norte de Extremadura y sur de Castilla y León, es clave para la conservación del quebrantahuesos tanto en el ámbito nacional como europeo al configurarse como el futuro nexo de unión entre las poblaciones pirenaica y andaluza. No en vano, las localizaciones de los emisores y las referencias del personal de la consejería y de los naturalistas, se ha llegado a confirmar la presencia simultánea de cinco quebrantahuesos andaluces en esta zona.

El programa de reintroducción del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) que lleva a cabo la Consejería de Medio Ambiente se inició con motivo de un proyecto de investigación (finalizado en el año 1991) realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y la Unión Europea, tras la desaparición del último Quebrantahuesos en Andalucía en 1987. En este proyecto se estudió la viabilidad de la reintroducción de dicha especie en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, lugar elegido para su ejecución por haber sido el último enclave natural andaluz donde la especie nidificó (1983).

Desde entonces han sido muchas las medidas y actuaciones realizadas con el objetivo principal de conseguir que la especie vuelva a mantener una población nidificante en Andalucía. Así, en el marco de este programa se han liberado en los parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén) y Sierra de Castril (Granada) un total de 44 ejemplares de quebrantahuesos, para conseguir una población autónoma y estable de las especie en la región. A estos hay que sumar un ejemplar más que nació en libertad como consecuencia de la primera reproducción con éxito de la especie. De total de individuos, 13 murieron durante el periodo 2006-2016. En concreto, siete envenenados, dos intoxicados con plomo procedente de las municiones empleadas en la caza y cuatro por causas desconocidas.

El quebrantahuesos es un ave que realiza largos movimientos dispersivos a lo largo de su vida, llegando incluso hasta el Pirineo Francés. En muchas ocasiones se asienta durante largos periodos fuera de Andalucía, siendo la Sierra de Gredos la zona más visitada en los últimos años. El carácter filopátrico de la especie hace que la mayoría de ellos regresen a zonas próximas al lugar donde fueron liberados para establecer su territorio de cría.

Incluido en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas, el quebrantahuesos representa al igual que otras especies amenazadas un recurso importante para el turismo especializado en la observación de aves. De esta manera, su recuperación supone incrementar una actividad económica en el medio rural con una gran potencialidad y que favorece el desarrollo socioeconómico del territorio.