Las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y Medio Ambiente y Ordenación del Territorio van a invertir más de seis millones de euros para acometer la limpieza de residuos plásticos procedentes de invernaderos en las provincias de Almería, Granada y Huelva, las más afectadas por el abandono de estos restos en el campo y en cauces fluviales.

Esta campaña de retirada de plásticos agrícolas, que se envían directamente a plantas de tratamiento especializadas, es el resultado de meses de trabajo en los que se ha procedido en primer lugar a la detección y valoración de necesidades y a la identificación de zonas, así como a la consideración de la titularidad de las mismas. Posteriormente, se ha iniciado la limpieza de estas parcelas, al tiempo que se ha llevado a cabo la agilización de autorizaciones de gestión de residuos y de la calificación ambiental favorable de las empresas por parte de los ayuntamientos. Todo ello se ha complementado con la priorización de información a los agricultores sobre cómo deben proceder para la entrega de residuos o el almacenamiento y conservación.

Las actuaciones se llevan a cabo en las principales zonas de cultivo, en las parcelas de titularidad pública en las que se acumulan restos plásticos procedentes de la agricultura, en los cauces fluviales y en las vías pecuarias. Todo esto se realiza con presupuesto propio de la Junta de Andalucía pese a no ser su competencia, con la certeza de que es necesario velar por la limpieza de las explotaciones y la imagen que éstas proyectan al exterior. La acción es también una muestra más de la necesidad de seguir avanzando en un modelo de producción respetuoso con el medio ambiente y que mejore la gestión de los residuos agrícolas bajo la perspectiva de la economía circular, el uso eficiente de los recursos naturales y el impulso y desarrollo de la bioeconomía.

En la provincia de Almería existen 25 centros de gestión de residuos autorizados para la recepción de residuos de plásticos agrícolas, aunque la mayoría gestionan otros tipos de residuos. De estos, seis centros se dedican exclusivamente a plásticos agrícolas, que realizan operaciones de clasificación y preparación de los restos para su envío a recicladores finales. Finalmente, son tres las plantas que están autorizadas para la valorización del plástico con la obtención de granza principalmente de polietileno de baja densidad.