Al menos 17 personas han muerto en los 17 devastadores incendios que afectan el norte de California (Estados Unidos), que, desde el domingo, ya han arrasado casi 46.500 hectáreas y han provocado la evacuación de, al menos, 20.000 personas de sus casas, según han informado las autoridades locales. Además, se han contablizado 200 personas desaparecidas, de las cuales 45 ya han sido localizadas.

Hasta 1.500 edificios han sido destruidos y más de 103.000 personas se encuentran sin gas ni electricidad, especialmente en los condados de Napa y Sonoma, dos de las zonas más dañadas. Ha sido en esta zona, durante la madrugada, se han registrado tres grandes incendios y varios de menor envergadura, indicó hoy Molly Rattigan, portavoz del condado.

Los incendios se declararon el domingo por la noche sin ninguna explicación y avanzan a un ritmo imparable alimentadas por la sequía y el viento por esta zona vitícola y muy turística.