El Alto Comisionado para los Refugiados visitó este viernes Ecuador, la última etapa de su viaje por Sudamérica, siguiendo la ruta de miles de venezolanos que han huido de su país. La Organización Internacional para las Migraciones ha alertado sobre las precarias condiciones de los venezolanos, en su mayoría indígenas, que huyen a la vecina Guayana.

Filippo Grandi ha pasado las últimas horas en la frontera con Perú a donde llegan unos 1200 venezolanos cada día.

El Alto Comisionado dijo en su cuenta de Twitter que ha conocido “historias desgarradoras de venezolanos tratando de sobrevivir mientras se mueven de un país a otro” y que  muy pocas veces” ha visto “tanta dignidad ante tanta adversidad”.

El portavoz de ACNUR pidió a los países de la región que apliquen la Declaración de Cartagena a los venezolanos que soliciten asilo. Ese documento extiende la definición de refugiado no solo a quien es perseguido individualmente sino también a personas que sufren “violaciones masivas de derechos humanos u otras circunstancias que perturban el orden público”.

“Sabemos que la gente se va de Venezuela por una combinación de factores”, detalló William Spindler. “Las condiciones socioeconómicas en el país obligan a mucha gente a irse, pero también la creciente inseguridad, violaciones de derechos humanos y la agitación política”.

Por su parte,  la Organización Internacional para las Migraciones ha alertado sobre las precarias condiciones de los venezolanos, en su mayoría indígenas, que huyen a la vecina Guyana.

“Muchos venezolanos están usando botes para cruzar a Guyana, a donde llegan sin alimentos, sin un lugar para cobijarse y con otras necesidades básicas, pero en vista de que la mayoría sólo habla el dialecto warao, la comunicación ha sido difícil”, explicó el portavoz, Joel Millman.

La OIM está distribuyendo ayuda como artículos para la higiene personal, repelentes, mosquiteras, hamacas y mantas, entre los venezolanos más vulnerables desplazados en Guyana.

Aunque no existen cifras exactas, la OIM calcula que, entre 2.000 y 2.500 venezolanos, en su mayoría indígenas warao, se han trasladado al país vecino.