El Centro para los Datos Humanitarios, que abre oficialmente este viernes en La Haya, en los Países Bajos, busca fomentar el intercambio y el uso de datos con el fin de responder mejor a las crisis humanitarias en el mundo.

El procesamiento y la visualización de los datos humanitarios permite identificar rápidamente las necesidades de las personas afectadas por conflictos y desastres naturales y mapear la respuesta en marcha.
“El nuevo Centro para los Datos Humanitarios de OCHA es un indicador del futuro. Nos muestra como las tecnologías que ya están revolucionando cada aspecto de nuestras vidas se pueden usar para ayudar y apoyar a las personas vulnerables a través el mundo”, dijo Antonio Guterres, el Secretario General, en la ceremonia de inauguración este viernes.
“El centro ayudará a los humanitarios a tomar decisiones informada y responsables para responder a las necesidades más apremiantes de las personas”, dijo el que fuera Alto Comisionado para los Refugiados del 2005 al 2015.

El Centro maneja el sistema “Humanitaria Data Exchange” (HDX), una plataforma abierta de intercambio de datos humanitarios. HDX permite acceder, compartir y usar datos de centenares de organizaciones sobre decenas de emergencias humanitarias tales como Yemen, Somalia o la crisis de los refugiados rohingyas.
La protección de datos es clave en el trabajo del centro para que se respete la privacidad de las personas y no se les ponga en peligro.

El centro, gestionado por la Oficina para la coordinación de los asuntos humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), recibe el apoyo del gobierno de Holanda y forma parte del “hub humanitario” de La Haya, un espacio de trabajo colaborativo abierto por la ciudad.