122 familias han tenido que dejar sus hogares en zonas rurales del departamento de Antioquia, en Colombia, por enfrentamientos entre grupos armados.

Los desplazamientos masivos comenzaron el 7 de septiembre, por el temor de la población a los enfrentamientos entre grupos armados organizados que se disputan el control territorial de las  actividades ilícitas. A esto se suma el homicidio de dos líderes sociales en la última semana, y otros homicidios durante este año, ataques contra bienes civiles y amenazas de estos grupos armados en contra de las comunidades campesinas.

Según la oficina de coordinación humanitaria de la ONU, si continúan “las acciones armadas y los ataques contra civiles”, es posible que se incremente el número de personas desplazadas en los próximos días.

El responsable de la Misión de la ONU en el país presentará hoy un informe al Consejo de Seguridad.