Los incendios en el norte de California se sitúan ya entre los más mortíferos en la historia californiana, según la última actualización ofrecida hoy por el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado.

Las autoridades han recibido avisos sobre 1.100 personas desaparecidas, de las cuales han localizado sanas y salvas a 745.

Las autoridades han puntualizado que estas cifras pueden resultar confusas porque no se haya comunicado que algunas de las personas dadas por desaparecidas han sido halladas.

Tras varios días de miedo, tensión y complicada lucha contra las llamas, los bomberos y servicios de emergencia han conseguido pequeños y lentos avances contra la veintena de incendios que continúan activos, dispersos en diferentes zonas y variados en cuanto a su extensión, que han arrasado en total más de 77.000 hectáreas.