Una marcha pacífica,  organizada por el movimiento pacífico Women Wage Peace, ha unido este domingo a unas 30.000 mujeres palestinas e israelíes en Jerusalén, informa el diario ‘Haaretz’.

Vestidas de blanco, estas mujeres israelíes y palestinas, musulmanas, judías y cristianas, han caminado desde el 24 de septiembre, cuando su marcha «Un viaje por la paz» comenzó en el sur de Israel, hasta anoche, 8 de octubre, cuando llegaron ante la residencia del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Una marcha que urgió a los Gobiernos de Israel y Palestina a alcanzar la paz

«Las mujeres se activan por la paz» (Women Wage Peace), fue creado en 2014, después de la última guerra entre Israel y los movimientos armados de la franja de Gaza que se saldó con más de 2.000 muertos del lado palestino y 70 israelíes.

En este viaje por la paz han recorrido ciudades israelíes, colonias en tierra palestina, aldeas palestinas y beduinas, se han reunido con diversas organizaciones desde la extrema derecha hasta la izquierda radical. A diferencia de los movimientos israelíes que luchan contra la ocupación y por un acuerdo de paz, tradicionalmente vinculados a la izquierda, este movimiento de mujeres considera que su pluralidad y el hecho de dar cabida a mujeres muy distintas le da una fuerza particular.

El grupo cuenta con más de 24.000 miembros en Israel y Palestina y un apoyo importante exterior en las redes sociales.

Su consigna al final de esta marcha a pie del 8 de octubre era: «Nosotras damos la vida, ustedes dennos la paz».