Al menos 160 migrantes fueron obligados este jueves a saltar de una embarcación cerca de la costa de la provincia de Shabwa, en Yemen, según informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Hasta el momento se han identificado seis cuerpos, cuatro mujeres y dos hombres, y alrededor de 13 personas se han reportado como desaparecidas. La organización asegura que hasta 20 migrantes podrían haber muerto.

El incidente ocurre apenas un día después de que los traficantes forzaran a más de 120 jóvenes somalíes y etíopes a saltar al agua en la misma zona a lo largo del Mar Arábigo, causando el ahogamiento de al menos 50.

“Se trata de una tendencia en la que los traficantes no tienen ningún respeto por la vida humana y fuerzan a las personas a salir de las embarcaciones antes de llegar a tierra”, aseguró Olivia Headon, portavoz de la OIM.

La OIM estima que, desde enero de 2017, alrededor de 55.000 personas han salido del Cuerno de África hacia Yemen, la mayoría con el objetivo de encontrar mejores oportunidades en los países del Golfo. “Las tasas de desempleo en Etiopía y Somalia son muy altas y los jóvenes piensan que no tienen oportunidades y se dejan vender por los traficantes la falsa idea de un supuesto paraíso para embarcarse en estos peligrosos viajes hacia los países del Golfo”, agregó Headon.