OCHA cifra en más de 9 millones a los afganos que precisarán ayuda vital en 2017

01-09-2017European

Foto: FAO/Rawan Shaif

– La situación alimentaria en Yemen se deteriora rápidamente en el contexto de un prolongado conflicto que inicia su tercer año y actualmente existen unos 14 millones de personas que no tienen suficiente comida, alertó este lunes  la FAO.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señaló que harán falta mayores esfuerzos para evitar un empeoramiento de esa crisis.
“Si tomamos en cuenta los números, Yemen es la peor crisis humanitaria en el mundo con 14 millones de personas en grave situación de inseguridad alimentaria, de las cuales 7 millones se encuentran al borde de una catástrofe”, dijo Dominique Burgeon, director de Emergencias y Rehabilitación de la FAO.

En 2017, la FAO necesitará más de 48 millones de dólares para proyectos de mejora de la agricultura y para asistir a una cifra superior a 3 millones de personas que se encuentran en situación muy vulnerable.

La Unión Europea acaba de destinar 12 millones de euros para apoyar los esfuerzos del organismo de la ONU. Los fondos servirán para asistencia inmediata a 150.000 personas, además de otros proyectos.

Una de las iniciativas está enfocada a actividades generadoras de ingresos, como la cría de aves de corral, la producción láctea y la apicultura. Los beneficiarios tendrán también la oportunidad de aprender cómo mejorar sus técnicas agrícolas, además del procesado, envasado y comercialización de alimentos.

 

Afganistán sigue siendo uno de los países en crisis más peligrosos y violentos del mundo, subrayó hoy la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) al describir la magnitud de las necesidades en ese país para 2017.

12-28-2015KunduzAfghan

Civiles de Kunduz reciben asistencia humanitaria. Foto de archivo UNAMA.

El organismo de la ONU mencionó que la continua agudización de la emergencia y la extensión geográfica del conflicto han provocado un aumento de 13% en el número de personas que necesitarán ayuda en 2017, ascendiendo a 9,3 millones.
Otro grave problema, según OCHA, son las violaciones de las leyes humanitarias y de derechos humanos que ocurren con regularidad, lo que abarca asesinatos selectivos, reclutamientos forzosos y ataques contra instalaciones sanitarias y educativas.

En los primeros nueve meses de 2016 casi 8.400 civiles murieron, la cifra más alta registrada hasta ahora. La cantidad incluye un 15% de aumento en los decesos de niños en comparación con 2015.
Los enfrentamientos en tierra continuaron siendo la principal causa de esas fatalidades.
Otra cuestión es la cantidad de personas en movimiento. En 2016, dijo OCHA, el conflicto generó un número sin precedentes de desplazados, alcanzando medio millón de personas en noviembre, la cifra más alta registrada hasta ahora.
Los niños representan el 56% de los desplazados y constituyen un grupo en alto riesgo de sufrir abusos, explotación y de verse forzados a abandonar la escuela.